Microcuento: EL HUECO

edwincolonpagan

HUECO—¿Qué somos un gran hueco? —pregunta aturdido el discípulo al maestro Aristóteles.

—Sí mi aprendiz. Nuestros sentidos son gracias a los huecos de nuestro cuerpo. El olfato por los rotos de la nariz, la visión por los dos orificios donde descansan los ojos, el gusto por la abertura de la boca, garganta y las papilas de la lengua, la audición por las cavidades de los oídos y el tacto por los poros y tejidos nerviosos de la piel.

—¿Y el sexto sentido?

—Si te refieres a la intuición es el hueco que se abre con la imaginación para entrar al mundo de los sueños.

Entra a este maravilloso blog de http://elpuestuflora.blogspot.com/2010/04/la-imaginacion-de-lara.html/

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s