Paliativo contra la pobreza: el chile habanero

palabrasaflordepiel

Imagen 3

1 p.m. Viajo en taxi de Tehuantepec a Huatulco, para tomar el vuelo al D.F. Son casi tres horas de curvas y la carretera me da sueño, así que procuro abreviar el tiempo durmiendo. Lo logro a ratos, quizá una hora, pero los vaivenes del camino me desesperan. Como tampoco puedo leer, me pongo a platicar con el taxista, un joven que me habla de usted. Pregunto si no le da sueño manejar. Dice que sí, sobre todo en distancias largas. Le confieso cuánto me cuesta mantenerme espabilada y sugiere: “Si le da mucho sueño haga como yo: muerda un chile picante, puede ser habanero, va a ver cómo se despierta. Así manejé 48 horas sin parar, trabajando”. Ante la irresponsabilidad de quien lo haya puesto en esa situación indago más. Fue en EUA, hace cuatro años. Había llegado allá como ilegal y manejaba la camioneta de un pollero (quienes llevan…

Ver la entrada original 285 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s