La carta que nunca llegó…

En un sorbo de Café

La carta que nunca llegó

Permanecí mucho hablándole al tiempo de ti… De aquellos primeros días cuando te conocí.

Le contaba siempre de ti y de las tantas veces que en silencio te echaba de menos.

El tiempo me escuchó durante mucho; y solía  hacerlo sin interrumpirme. Se quedaba callado y se conformaba con ser el testigo de mis pensamientos.

Pero un buen día rompió el silencio y me dijo que estaba equivocada; que el hecho de pensarte era una forma de desearte, y que al hacerlo me dolía, porque finalmente no estabas. No eres lo que merezco.

Entonces aprendí a ser fuerte y de ese modo fui amando las cosas de ti que quedaron cuando te marchaste. Con la diferencia de que ya no dolía.

El tiempo me ayudó a comprender que nunca hubo un nosotros. Que siempre fui yo intentando ser el reflejo de aquello que deseabas; por eso cuando te fuiste no supe quien era. Perdí mi identidad.

Desperté…

Ver la entrada original 41 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s