Relato 6 parte “Huida al sur 6” Conociendo Granada cuarta parte.

A la salida de la ciudad fuimos a comer a una taberna que le habían comentado a Alba que allí se comía estupendamente bien, aunque a mí me parece que en todos los mesones, restaurantes y demás de Granada se come muy bien, solo hay que tener apetito y dinero.
La taberna a la que nos llevó está en el Parque Natural de Huétor Santillán, en esta taberna en invierno se puede disfrutar del calor de las chimeneas y en verano del sol en sus terrazas.
Pedimos chacinas caseras a la brasa, con patatas fritas y unos refrescos, ya que el vino no nos gusta mucho a ninguno de los tres. Después comimos tarta de queso casera y otros postres típicos de la zona
Después de comer dimos un largo paseo por los senderos del parque, Alba nos comentaba lo que sus padres le habían contado de pequeña, de las habitaciones que a un nos quedaban por visitar.
Una de ella era la de las habitaciones del emperador, según Alba nos contaba, tiene seis aposento, que fueron construidos durante el reinado de Carlos I, y que configuran el patio de Lindaraja, que está situado a uno de sus lados y el patio de la Reja que está al otro lado.
El cuarto del emperador, fue construido para el Rey Carlos I, para que él lo habitase mientras estaba en Granada, en su viaje de bodas.
(Con el paso de los días iríamos a visitar estos cuartos y veríamos que en uno de ellos hay una placa de mármol en memoria del escritor Washington Irving, que residió en esta parte del recito, mientras escribía sus cuentos de la Alhambra, en 1829)
También nos comentó que había un peinador de la Reina. Cuando Alba nos iba a empezar a contar sobre este lugar Diego, se sorprendió, dio un respingo y la miro con cara de sorprendido, lo cual me hizo preguntarle.
Mila: ¿Té pasa algo?
Diego: No, es que me, sorpende que en aquel tiempo una reina se peinara o tuviera un tocador.
(Alba en ese momento se empieza a reír a carcajada limpia)
Alba: A lo mejor no es lo que creer, porque no vamos y lo ves con tus propios ojos, antes de hacer conjeturas erróneas, pero graciosas claro.
Mila: (sonriendo), peinar se peinaban de otra manera que en la actualidad, pero lo hacían.
Diego: Ya, lo hice para tomaros el pelo, pero vamos quiero verlo.
Un buen rato después llegamos a la Alhabra y pasamos ya directamente al lugar llamado Peinador de la Reina o llamado también (tocador o Mirador), según leíamos en el libro se construyó en 1537 sobre la Torre de Abu I-Hayyay, y su nombre se debe a que fueron los aposentos de la Emperatriz Isabel, esposa de Carlos V.
En la cara sur posee un arco de medio punto que enlazaba con el Peinador, que fue anteriormente una linterna árabe, encontrando en las demás caras un corredor abierto al paisaje. A la derecha de la entrada, encontramos una especie de quemador, formado por una losa de mármol con agujeros por donde salía el perfume de esencias quemadas en una chimenea de la habitación de abajo, por lo que también se le llegó a llamar a esta torre “torre de la Estafa”. También hay pinturas al fresco, realizadas años después, sobre todo (por su importancia histórica) las que representan la campaña de Carlos V a Túnez en 1535, en el que podemos ver desde la salida de la escuadra desde el puerto, el viaje y el desarrollo de las operaciones militares, también la retirada de las tropas y su regreso.
Mientras nos dirigíamos a ver el patio de la Rejas, Alba se acercó a mí y me hablo bajo, para que solo yo la escuchara.
– ¿Diego y tú sois pareja?.
– No, somos buenos amigos, nos conocimos hace unos meses, ¿Por qué esa pregunta?
– Pues, por cómo te mira, no sé si te fijaste cuando salimos fuera del bar, la chica que paso a su lado.
– No me fije.
– (Sonríe) cuando tú fuiste al baño, ella se acercó a Diego, intentaba tontear con él, pero él sonreía y pasaba de ella, cuando vio que el camarero me daba la vuelta de haber pagado, él se acercó a mí y empezamos a hablar, y cuando salimos del bar, ella se levantó e intento tocarlo, en ese momento él se apartó muy sigilosamente para que no lo tocara y nosotras no nos diéramos cuenta
– Pues ha tenido mala suerte, tú te diste cuenta
– Bueno, porque yo ya había visto lo anterior. Por eso te preguntaba.
– Pues que raro, el habla con todas las chicas que pasan por su lado, además tiene una compañera de piso, Lidia con la que va al cine cuando no vamos los dos, y se lleva muy bien.
– ¿La has visto alguna vez?
– Si es rubia con ojos azules, y tiene una hermana melliza, que se llama Clara.
– Pues no la que lo intentaba tocar era morena…
– Tranquila, cuando quedemos solos ya le preguntare.
– Pues ya me contaras, porque de lo bueno que está seguro que tendrá a muchas correteando detrás de él.
– (sonríe), sabes que la curiosidad mato al gato.
– Si lo sé.
– Chicas de que estáis hablando.
– Le estaba comentado a Mila lo de los baños públicos, por si le apetecía ir a probar.
– Ah,¿ y solo iríais vosotras dos?
– Si te apetece, también podrías venir.
– Me lo pensare (me guiña un ojo).
– As visto.
– Si.
Este patio lleva dicho nombre debido a unas rejas existentes en la pared sur a modo de Balcón des de 1655. El patio debió construirse a la vez que las habitaciones de Carlos V. En el centro de dicho patio hay una fuente de piedra y en las cuatro esquinas, cipreses centenarios.
A la derecha de este patio esta la sala de las Ninfas, su nombre es dado por unas estatuas femeninas de mármol que se encuentran en el palacio de Carlos V.
Como ya se nos estaba haciendo un poco tarde, decidimos ir a tomar uno pinchos y de allí para casa. Después de estar un rato hablando sobre lo que habíamos visto más otros temas sin importancia, Alba nos dejó a Diego y a mí, solos, ella nos dio su número de teléfono y quedamos en hablar por la semana, para quedar el Fin de Semana.
Diego como hacia siempre me pregunto pos las niñas que estaba cuidando, y si tenía pensado llevarlas algún día de la semana al cine. Yo no me atreví a preguntarle sobre lo que Alba me había dicho, por temor a que todo fuera una tontería, y al final esta amistad tan bonita, se perdiera, por una pregunta innecesaria.
Al final de madrugada me fui para casa y quedamos en hablar por wasshap. Para nuestra siguiente visita a Granada

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s