Relato 7 parte “Huida al sur 7” Conociendo Granada quinta parte

El principio esta basado en un hecho real, lo siguiente es ficción.

Los pasos de los días de verano, nos hicimos mucho más amigos Diego y yo.
Nos veíamos regularmente ya que cerca de donde daba clases llevaba yo a las pequeñas a clase y algunas veces quedábamos a tomar algo ya que a mis jefes no les parecía mal.
Antes de que empezaran a trabajar, nos acompañó unos días de septiembre una sobrina de mis jefes, muy agradable y algo tímida hablaba poco, pero educadamente sobre todo con migo.
Trabajaba en una panadería en un pueblo cercano a Granada, un día la vi muy triste, yo intentaba decir cosas divertidas mientras íbamos a buscar a las niñas pero nada, era imposible hacerla reír. Una maña mientras preparaba la comida se me acerco y me pidió hablar.
– ¿Puedo contarte algo?, no te conozco mucho pero tengo un dilema y mis tíos seguro que me dicen que no haga caso pero necesito desahogarme.
– Sí, claro que te sucede
– Bueno me he enfadado con una amiga. Bueno enfadado no es el caso, es el hecho de que, no entiendo su comportamiento.
– Cuéntame.
– Pues hace unos meses Gabriel mi hermano pequeño estuvo una semana en el hospital, a la semana siguiente yo aún seguía agobiada, y un día que no trabajaba decidí ir a visitar otra ciudad cercana a donde vivo. Y como sabía que Lidia una amiga estaba libre le comente por whatsapp si ella le apetecía ir con migo. Al final fuimos las dos juntas.
– Bien eso está bien así no ibas sola y no preocupabas a tus padres.
– Pero Sofía no se lo tomo bien, porque cuando se lo comente, no se tomó a bien que yo fuera a esa ciudad con otra persona. La primera escusa que me puso era que yo la desplazara y la dejara de lado, sabiendo que ella tenía una ilusión muy grande en ir a esa ciudad des de hacía varios años.
– Y eso es cierto la dejaste de lado
– No ese día ella estaba ocupada con clase y trabajo, y como siempre se queja de que gana poco para hacer viajes largos.
– Y entonces ¿Por qué se enfadó?
– Pues por lo que te dije, ella quería ir a ese mismo lugar y yo no le había dicho nada.
– Haber yo a ti te entiendo, tenías ganas de salir un poco de la rutina por que estabas mal por lo de tu hermano, otra cosa, habías quedado anteriormente con ella es decir los días o semanas anteriores a ese viaje.
– No, llevaba una semana sin verla, y ni ella me había mandado ningún mensaje ni yo a ella porque no tuve tiempo.
– Vale y con tu amiga, la chica con la que fuiste
– Si ella siempre me manda msm para quedar o me pregunta que tal estoy, o que estoy haciendo.
– Tu amiga tiene whatsapp, la que se ha enfadado
– No, ella no solo tiene mensajes del movil normales y tiene Facebook, yo hablo con ella por ese lugar.
– Y no tuviste msm por Facebook esa semana que tu estuviste preocupada por tu hermano.
– No, no me mando nada, ni para quedar el fin de semana.
– Esas dos amigas con la que fuiste y la que se enfadó, ¿se conocen?.
– Si las presente el año pasado, cuando fuimos a visitar otras ciudades
– ¿Antes cuando no se conocían?, ibas a algún lugar con esa chica.
– Si
– ¿Y te dijeron alguna cosa antes, cuando no la conocían?.
– No
– Ahí está el tema, tu amiga tiene celos y grandes.
– ¿Por qué lo dices?
– Por el simple hecho, cuenta con ella y con migo no, a ella la llama primero y a cuando ya fueron.
– Oh, no había pensado en eso.
– Si no la conocieras seguro que no te pasaría nada de eso, pero al conocerla es como si eligieras a la otra antes que a ella.
– Pues Lidia no se enfada cuando voy con Sofía y otra amiga y no la aviso, o se lo cuento después de haber ido.
– Sera porque tu amiga Lidia será más compresiva, y entenderá las cosas de otra manera por eso no se enfada.
– Yo tampoco me enfado cuando Sofía y otra amiga se van por ay y no me dicen nada yo no me enfado.
– Sofía y otra amiga
– Sí, Sofía, Marta y yo somos amigas desde hace tiempo, a Lidia la conozco de hace menos tiempo.
– Ah, eso también puede ser el porqué de su enfado. Porque al ser tus amigas más viejas, querrán que les cuentes primero a ellas las cosas.
– Ya pues no me parece justo, ellas tampoco me cuenta todo lo que hacen o dejan de hacer.
– Bueno, te voy a dar un consejo, si esa Sofía es amiga de verdad tuya, tarde o temprano recapacitara, y quedara contigo y hablara también .Si es de esas amigas, que hay muchas, que por delante te pone una cara y por detrás otra, pues ya te digo que lo siento mucho, que vallas buscando a nuevos amigos porque dudo que te llame o quiera quedar de nuevo contigo.
– Entonces me busco nuevos amigos. Dudo que me llame, le mande mensaje sobre una cosa y no me contesto.
– Pues, no estaría mal que salieras tu sola, y que conocieras nueva gente. Por qué no vienes esta tarde con migo y Diego a dar una vuelta.
– No quiero molestar, Diego no es tu novio.
– No, que yo sepa, me llevo muy bien con él, pero por ahora somos muy buenos amigos.
– Pues entonces si claro.
Por la tarde Ágata, Diego y amigo de él y yo nos fuimos a ver el Generalife.
Àgata ya lo había visitado alguna vez, y nos conto que es la villa con jardines habitada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de descanso. Fue concebida como villa rural, donde jardines ornamentales, huertos y arquitectura se integraban, en las cercanías de la Alhambra. El origen del nombre tiene algo de discusión. Algunos dice que es Yannat al- Arifcomo (huerta del Arquitecto, o jardín del arquitecto). Ese huerto real era común en las cortes hispano-árabes y es fruto de las reformas y añadidos que le aportaron los diferentes sultanes.
Alguna decoración es de finales del siglo XIII por el segundo sultan de la dinastía nazarí, Muhammad II.
Fue declarado, junto con la Alhambra, patrimonio de la humanidad por la unesco en 1984.
Está situado fuera de las murallas de la Alhambra, al este, en la ladera del Cerro del sol. Y fue finca de recreo de los sultanes nazaríes. En el periodo medieval tenía cuatro huertas.
Dando un paseo por la hermosura de este lugar Diego y yo nos quedamos un rato solos, no sé si ya lo tenía planeado pero tanto Ágata y su amigo decidieron ir a ver la alhambra por dentro, poniendo la excusa de que tenían que ver algo que no habían visto antes.
– Hola!
– Diego, (sonrió) ya llevamos un rato juntos como para que me saludes.
– Bueno, es que ahora estamos solos, (la coge por la mano).
– ¿Qué pasa?
– Hace días que llevo pensado una cosa
– Lo que
– ¿Quieres salir con migo?, ¿?ser mi pareja?…

(Continuara)

Mañana continuo, me estoy empezando a parecer a mis amigas del foro Olincity, jejeje. Saludos y buenas noches, tardes para todos mis seguidores tanto de Twitter como del Bog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s