Relato entero mas el final “Huida al sur” Conociendo Granada

Necesitaba salir, irme lejos,

Me quedaba sin aliento,

No podía pensar,

En ser feliz.

Estaba sola, muy sola,

Aunque tuviera familia,

Me sentía sola.

Así huy,

Me fui lejos.

Esta es una historia que me sentía con ganas de contar algún día.

Hacía unos meses antes de cumplir los 40, murió mi madre y me quede huérfana, ya que mi padre había muerto un año antes.

Yo ese día empecé a ver la malicia y la maldad de mi familia. Todos querían quedarse con algo, yo,  ya sabía cómo eran, pero no sabía lo crueles que podían ser.

Todo empezó una noche de primavera, mis hermanos llegaron a casa con sus parejas diciéndome que no podía estar sola, pero en menos de ayudarme, me decían que debía ir a un lugar donde me cuidarán, yo sorprendida les dije que tenía trabajo que, ¿A dónde querían que fuera?.

Y así empezó todo, mi desconfianza en ellos, en no querer relacionarme con ellos. Solo les importaba el dinero y ser cada vez más ricos. Su codicia era tan grande…

Razón tenía mi madre, que un día, yo me quedaría sin nada, en la calle. Razón tenía en decirme que mis hermanos no me querían, que solo pensaban en ellos, en su bienestar, que injusta es la vida.

Un día me quede sin trabajo, sin mi pequeño  y modesto trabajo. No era gran cosa, ganaba para sobrevivir y nada más. Lo que hizo que mi hermana mayor me echara de mi propia casa, aludiendo que no podía pagarla, y me fui llorando…

Durante unos días, una amiga me cogió en su casa, ella me vio llorar y llorar. Peor al no querer cansarla con mi sufrimiento decidí irme a otra parte. Ella con muy buen corazón me presto dinero y así viví una nueva aventura.

Mi huida por así decirlo fue a Granada, yo nací en el norte de España y me fui al sur del mismo país. Por qué a esta ciudad, no lo sé, estaba acostumbrada a escuchar historias muy bonitas de ella contadas por gente que la había visitado y decidí huir a ella para conocerla y empezar de nuevo.

Mi llegada a la ciudad fue en pleno verano lo primero que hice fue buscar una humilde casa donde no me cobraran mucho por estar un tiempo, y en buscar un poco de trabajo. Un tabernero y su mujer me dieron unas señas de unos amigos de ellos, que necesitaban una persona cariñosa, buena y de confianza para cuidar a sus hijos a jornada completa, y allí fui.

Era un matrimonio muy agradable, me preguntaron de todo, yo en algunas cosas tenía experiencia y en otras no,  al final se apiadaron de mí  y me dieron el puesto de trabajo.

Y así comenzó mi nueva vida, de Lunes a Sábado cuidaba a los pequeños, uno de 6 años y otro de 10 años, les acompañaba a la piscina al teatro y a otras actividades a los que sus padres los habían escrito para hacer en las vacaciones, hacía su comida y limpiaba la casa. Los domingos o me quedaba con ellos o disfrutaba de un día libre disfrutando de esta maravillosa ciudad.

Relato 2parte “Huida al sur 2” Conociendo Granada primera parte

Unos meses después de mi llegada a la ciudad,  en una de mis horas libres visite con una vecina de mí mismo edificio donde yo trabajo el barrio de Albaycin, , un antiguo barrio árabe situado entre las colinas de la Alhambra y el cerro de San Cristóbal.

  • Como veras este barrio es un mundo aparte del conjunto granadino, veras que hay fuerte influencia musulmana.
  • Estas calles son muy estrechas parecen las calles de mi pueblo.
  • Pues sí, lo son, una de las muchas cosas interesantes que tiene este barrio, es que fue el lugar donde se erigió la primera corte musulmana del siglo XI, creo que se llamaba la Ziri, no lo sé con toda exactitud.
  • Alguna cosas más que saber.
  • El máximo momento de esplendor de este barrio, fue si no me equivoco, en los últimos años del dominio nazarí, aquí había muchos habitantes y por lo menos unas treinta mezquitas. Este es un barrio para relajarse, para recorrer, como lo estamos haciendo ya, sus callejuelas y descubrir cosas que no vienen en ninguna guía.

Después de dar un largo paseo, por este barrio, nos acercamos a un bar donde pedimos unas tapas y nos sentamos en una de sus terrazas para comer.

Mientras esperábamos, se nos acercó un joven de unos 35 años, apuesto, y con una sonrisa muy simpática.

  • ¡Hola!, ¿sois de aquí?,
  • Hola, yo sí, mi amiga es gallega.
  • (yo nerviosa y sin saber por qué?, ¡hola!
  • Perdonad mi intromisión, es que me parecía tan raro oír vuestros acentos, no me parecíais de aquí. Yo me llamo Diego soy de Salamanca, y llevo aquí unas semanas, al terminar el verano empezare a trabajar como profesor en un colegio, puedo sentarme con vosotras
  • (yo poniendo una sonrisa de oreja a oreja), claro no hay ningún problema, ¿no conoces a nadie verdad?
  • No, es mi primera vez en esta ciudad, intentó hablar con la gente, pero debo de tener pinta de mala gente porque la mayoría de ellos huyen de mí.

Las dos nos reímos  a carcajadas, lo que hace que el pobre Diego se sienta un poco incómodo pero se nos pasa pronto y le pedimos disculpas, es algo habitual que la gente desconocida, no nos de buena espina, pero eso no solo pasa en esta ciudad sino en todas las partes. Comimos los tres juntos y charlamos de las noticias más destacadas de la semana. Al acabar decidimos visitar el Sacro mote, y Diego también nos acompañó.

El cerro rojizo seco, erizado ofrece panoramas de indescriptible belleza, junto con el conjunto de las torres de la Alhambra, las laderas blancas del caserío albaicinero y el verdor del valle de Valparaíso, por donde Discurre el Darro, todo ese conjunto es impresionante, de ver y de  disfrutar.

Las cuevas del Sacro Monte han sido hogar durante siglos de gitanos, y artistas flamencos. Alma poseída de profundas pasiones y oscuros misterios que se expresan en el espectáculo de sus Zambras.

Nuestra llegada fue por la tarde ya tirando a la noche, por sus calles aún se veían, gente visitándolas, tanto nacional como extranjeros nosotros nos desplazamos a una zambra para escuchar unas horas más tarde su música y sus poesías.

Yo disfrute de esa noche como nunca lo había hecho antes, me reí, bailé. Al llegar a la casa donde trabajaba, mi jefa me dijo que se me notaba mucho mejor que unos meses ates, que parecía más feliz. Yo sonriendo le comente lo que había hecho ese día y como disfrute de ello, ella sonriendo me dijo buenas noches, yo me fui a la cama con ganas de que llegara otro día, para encontrarme con Daniel y visitar otra parte de esta hermosa ciudad, Granada.

Con el paso de los días disfrutaba más con los niños, y también con las tareas del hogar, algunas veces llamábamos a Daniel y nos acompañaba a sus actividades, para acompañarme y que yo no estuviera sola esperando por ellos. Así le fui conociendo más.

Daniel era un joven muy simpático, siempre tenía un momento para hacer alguna broma o contar alguna anécdota divertida. Cuando llego el domingo decidimos hacer otra visita, pero esta vez nosotros solos. Peor eso es otra historia que contare en la tercera parte de este relato.

Relato 3 parte “Huida al sur 3” Conociendo Granada segunda parte

El domingo siguiente a conocernos Digo y yo decidimos ir por la mañana a ver la Alhambra, buen mejor dicho pasar todo el día allí.

Nuestra llegada fue en coche, Laura otra de mis vecinas de edificio, trabajaba cerca y nos dijo que para que no gastásemos dinero nos acercaría ella misma, y así lo hizo.

Cuando llegamos Digo y yo tardamos un buen rato discutiendo si esperábamos al guía o entrabamos nosotros mismos, y al final decidimos lo segundo.

Según nos ponía en el libreto  que cogíamos hay dos entradas al recinto o bien por la Puerta de las Granadas (subiendo desde la plaza nueva), o por la cuesta de los chinos (al final del paseo de los tristes), aunque el papel solo indicaba estas dos un viajero nos indicó que había otra más la Cuesta del Realejo (desde la plaza del Realejo).

Al final decidimos subir por la Puerta de las Granadas que es peatonal y llega hasta el Palacio de Carlos V, y de allí llegaríamos a la puerta de la justicia. Nuestra  primera parada fue en el palacio de Carlos v.

  • ¿Sabes algo sobre este palacio?.
  • No mucho Diego, ya sabes que no soy de aquí.
  • Es verdad perdona, fallo mío, según cuenta en el folleto es renacentista, y desde 1958 es el museo de Bellas Artes. Fue construido por el Rey Carlos I (emperador del Sacro Imperio Romano). Después de casarse vivió varios meses aquí en la Alhambra y se quedó profundamente impresionado por el palacio.
  • Entramos dentro y vemos todo lo que nos queda.
  • Si, y te sigo leyendo.
  • Sabes Carlos quería esto como una residencia estable, y a la medida de un Emperador.
  • Ah, interesante pasa de rey a emperador, bien, porque será que los hombres tenéis siempre halos de grandeza.
  • (sonríe), muy graciosa Mila, pero que sepas que también hay mujeres que se creían emperadoras.
  • Me lo imagino.

Lo visitamos por dentro, hicimos algunas fotos. Unas de ellas intentamos salir los dos juntos, lo cual nos hizo mucha gracia ya que intentábamos poner caras, para después reírnos de nosotros mismos. Salimos y nos fuimos dirección a la Puerta de la justicia o (justicia para casos fáciles).

  • Sabes de la puerta de la Justica hay una leyenda cuando lleguemos te la cuento Mila.
  • Oh, y no me la puedes contar antes.
  • No, (sonríe y empieza a andar más rápido). Te empiezo a leer lo que pone en el libreto, el principio claro, esta puerta fue mandada construir por Yusuf I en 1348, tiene muchos nombres uno de ellos es puerta de la explanada, hace referencia al espacio que delante de ella había, hoy como estamos viendo esta explanada está ocupada por jardines arboledas y paseos, pero antes funcionaba como campamento, campo de maniobras o desfiles.
  • Interesante, y debe de ser esa.

Llegamos a ella tiene un arco elegante en la fachada, dejando entrever un segundo arco de la misma forma pero más  pequeño, en mármol blanco. Sobre el hay una larga inscripción en el que cuenta como fue mandada construir. Penetramos en ella y nos condujo a un recinto muy propio de las entradas árabes con el fin de defender mejor en su asedio. Es la comunicación más directa entre La Alhambra y la ciudad. La torre es muy sólida y debió estar coronada de almenas.

  • Y ahora diego me vas a contar las leyendas.
  • Muy bien (sonríe), a que va la primera leyenda. Está relacionada con la construcción misma de la Alhambra. Considerada por el mundo conocido como una fortaleza inexpugnable, sumamente recia en su construcción, aseveraban que no caería bajo el ataque de mil ejércitos. De este modo, el día que la mano de su arco exterior llegara a tocar la llave del arco interior de esta puerta, sería porque había llegado el fin del mundo, pues la Alhambra estaría en ruinas.
  • En una cosa si puede tener razón, hubo un terremoto y aquí esta.
  • (mirándola con cara sorprendida), eso no es un ejército Mila, eso son fenómenos terrestres.
  • Ya, pero solo era por decir algo a esa explicación.
  • (sonriendo), vale ahora te cuento la segunda leyenda. Asegura esta leyenda que ningún caballero, montado a caballo con su lanza, podría tocar con la punta de ésta la mano esculpida en lo alto del arco exterior. Tan seguro estaba de ello, que aseguraban que quien lo consiguiese conquistaría el trono de la Alhambra.
  • (se pone a mirar para el lugar descrito), Uf, cuanto mide la puerta, porque la lanza tiene que ser muy grande junto con el caballero para llegar hasta ahí arriba.
  • Sí, me gustaría saber más cosas.

Después desembocamos en una explanada que la llamaban Plaza de los Aljibes, por estar encima de una serie de Aljibes. A la derecha de este lugar está la puerta del vino, que es uno de los edificios más antiguos siendo atribuida su edificación a la época del Sultán Muhammand III, la decoración de la fachada o portada de poniente corresponde al siglo XIII o principios del siglo XIV y la de levante es posterior  que comunica la alcazaba con la zona de palacios. Dos de los más famosos palacios y que mejor se conservan son el de Comares y el de Leones.

Cuenta una historia que cuando los reyes católicos conquistaron Granada, expulsaron al rey  de la ciudad llamado Boabdil, quien estaba triste por haber perdido lo que él llamaba “el paraíso terrenal”. Y cuando ya se iba lloró delante de su madre mirando hacia atrás según se alejaba, ella le dijo: “Llora como una mujer, lo que no supiste defender como un hombre””. En la costa granadina hay un puerto de montaña llamado “El suspiro del Moro”, nombre que se obtuvo de esta leyenda, desde este punto se puede disfrutar de toda la ciudad y de la Alhambra a lo lejos”

Lo siguiente que visitamos fue la alcazaba fue una zona militar, centro de defensa y vigilancia del recinto y con ello fue la parte de construcción más antigua de la Alhambra. Las primeras edificaciones árabes realizadas se corresponden con la época califal, en el siglo XI.

Después visitamos los palacios nazaríes son el conjunto formado por el Palacio de Comares, construido en primer lugar seguido por el de Leones. Fueron creados después  de la alcazaba, el generalife y el partal, siendo su construcción del primer tercio del siglo XIV. Aunque tres palacios forman este recinto

El Palacio de  Comares, era la residencia oficial de monarca y está compuesto por un conjunto de dependencias agrupadas en torno al patio de los Arrayaes, situándose al norte la Sala de la Barca y la Sala de los Embajadores, que ocupa el interior de la Torre de Comares.

  • Que hermoso es este sitio, sabes alguna leyenda de este lugar, Diego.
  • Bueno Mila (sonríe), haber según el folleto Yusuf I, quiso que la decoración de su residencia oficial dejara maravillado al visitante, por lo que ordeno que se construyera y adornada de manera exquisita.
  • De veras es muy bonita impresionante, y con muy buen gusto..
  • Sabes según cuenta él no la vio terminada fue su hijo quien la acabo y tambien construyo una fachada, que debe de ser esa, del patio del cuarto dorado.
  • ¡Qué bonita!
  • Fíjate en las puertas, según pone son iguales, y dos ventanas gemelas con arcos y otra más pequeña, y esas inscripciones que vemos son sobre el Corán.
  • ¿Qué más pone?,
  • Las inscripciones que hay en el muro, rezan el lema “sólo Dios es vencedor”, tamboen hay un poema de Zamrak.
  • Todo esto es muy hermosos.

Después de fijarnos en todo, de mirar dibujo por dibujo, de maravillarnos con todo lo que teníamos en frente y de pensar como seria vivir en un lugar así y en aquella época, decidimos seguir e ir a visitar el palacio de los Leones, otra hermosura de la alhambra.

Según cuenta la historia el hijo de Yusuf I, no se limitó a terminar las reformas que éste había comenzado, sino que comenzó a construir lo que sería su gran obra, el palacio de los Leones. Este palacio era la estancia privada de la familia real, y se construyó en el ángulo que forman los baños y el patio de las Arrayanes.

El arte  de este palacio es de la época nazarí donde alcanza su gran esplendor, tiene una belleza de una sensibilidad y armonía incomparables, donde la luz, el agua, el colorido, convierte a este palacio en un maravilloso placer para los sentidos. Es de un estilo más naturalista.

Después de ver estos palacios decidimos salir e ir a comer fuera, ya que eran las dos de la tarde y los dos teníamos mucha hambre.

A Diego le encantaba mucho la comida de Granada y pidió algo típico de la ciudad tanto para mí como para él.

El plato era muy sencillo, patatas a lo pobre, una combinación culinaria de huevos y pimientos fritos. Muy rico todo ello.

Nos pusimos a charlar, de todo lo que os gustaba, de nuestros vicios de nuestras actitudes, hacia algunos temas importantes. Y se nos hizo gran parte de  la tarde. Decidimos marcharlos hacia casa, y seguir visitando la Alhambra otro día.


 

Relato 4 parte “Huida al sur 4” Conociendo Granada tercera parte

El domingo siguiente decidimos ir a visitar lo que nos quedaba de la Alhambra, Diego estaba feliz de verme, tenía una sonrisa muy tierna, me hacía sentir muy contenta al verlo sonreír así, hacia mí.

Hicimos el recorrido de la otra vez, peo esta vez fijándonos mucho más en todo con más detenimiento. Después de ver los dos palacios de nuevo y de encontrarnos con cosas que no nos habíamos fijado anteriormente llegamos al Mexuar.

  • Bueno, Mila, como siempre te empiezo a leer lo que pone el libro, aunque a día de hoy casi me lo sé de memoria. Esta sala servía de sala de audiencia y justicia para casos importantes. Según pone en el libro tenía una cámara elevada cerrada por celosías donde se sentaba el sultán a escuchar sin ser visto.
  • Ah, interesante, así podría decidir según como viese el juicio.
  • Eso no lo pone, pero seguramente le gustaría informarse de todo lo que sucedía en sus tierras y con su gente.

Al fondo encontramos una pequeña habitación, que  servía de oratorio, desde donde se divisaba el Abaicín, se encuentra orientado de forma diferente a la muralla, para cumplir su función religiosa. La decoración es resultado de multitud de intervenciones entre el siglo XVI y el siglo XX. En tiempos cristianos se utilizó esta sala como capilla.

A continuación entramos en un patio llamado el Patio del Mexuar o del Cuarto Dorado. No se conoce con certeza el destino dado a esta zona en época árabe. Si se conoce que se adaptó como habitación para Isabel de Portugal, para su estancia en la Alhambra, aunque nunca llegó a ocuparla.

  • Diego, mira el techo parece de madera  y la decoración de piñas y conchas, le dice Mila asombrada.
  • Si según el libro, las ventanas están cerradas con celosía y dos portadas rectangulares bordeadas de cenefa de cerámica. esta estancia está decorada con pinturas góticas, escudos y emblemas de los reyes Católicos. Y también de  estas dos puertas una conduce al palacio oficial y la otra no conduce a ningún lugar. Como ves la que conduce al palacio es más sencilla que la otras, esto era para confundir a los asaltantes y ladrones. Esta fachada fue erigida por mandato del Mohamed V, siendo inaugurada en 1370.

Después nos dirigimos a otra sala que aún no habíamos visitado y que estaba  en el patio de los Arrayanes. Este patio comunica con la sala de la Barca, llamada así ya que presenta ricas yeserías con el escudo nazarí y dentro de él, la palabra (bendición), en árabe es Baraca y los castellanos lo escucharon como Barca.

Esta sala, de forma rectangular de 24 metros por 4,35, parece ser que era más pequeña en un principio, y su ampliación fue realizada por Mohamed V. En esta sala existió una bóveda semicilíndrica que fue destruida por el fuego del incendio de 1890, sustituida por una reproducción de aquella que fue totalmente terminada en 1964. Los muros presentan las yeserías con el escudo nazarí y la palabra «Bendición» y el lema de la dinastía «Sólo Dios es vencedor».

Después nos dirigimos a la Torre de Comares, tambien llamado (Salón de Comares o Salón de los Embajadores).

Des de él  patio anterior, el de los Arrayanes, destaca este torreón, y se accede a él por la sala de la barca.

Esta estancia es la más amplia y elevada de todo el palacio, ocupa el interior de la Torre e Comares, dominando con su vista el valle del Daro. Su construcción data del segundo tercio del Siglo XIV, siendo sultán nazarí de Granada, Yusuf I, aunque probablemente no viera terminada la obra que ordeno construir y adornar ricamente, ya que diversas inscripciones atribuyen su autoría  a su hijo Mohamed V. Su función principal era celebrar las audiencias privadas del sultán.

Según pudimos ver y también leer en el libro mide 18 metros de altura, y originalmente el suelo era de mármol, y en la actualidad es de barro. En el centro de la sala se puede observar un cuadrado con el nombre de Alá escrito sobre azulejos.

Es un lugar con un contenido poético muy rico, ya que pudimos encontrar distintas composiciones, como alabanzas a Dios y al emir, también algunos fragmentos del Corán. Cada centímetro de la pared está cubierto por  algún elemento decorativo hasta las ventanas de la torre.

También nos fijamos que en sus laterales hay nueva alcobas, tres por cada uno de los lados del salón, y la alcoba central al norte correspondía al sultán. El nombre de camores es por las ventanas ya que la vidrieras de colores se llaman cumarias, de ay el nombre comares. Las paredes están cubiertas de yeserías con motivos de conchas, flores, estrellas, escrituras. . Sala policromada: oro en el relieve, colores claros en lo profundo. Zócalo decorado con azulejos . El suelo original era de cerámica vidriada en blanco y azul con escudos de armas como motivos ornamentales.

Las paredes están, además, decoradas con versículos coránicos y poemas realizados en yesería, lo que le debían conceder a esta sala en sus orígenes, con la decoración que no nos ha llegado, con sus juegos de luz y su ambiente cortesano, una de las salas palaciegas más impresionantes del mundo islámico. La calefacción era de braseros y la iluminación con lámparas de aceite.

Uno de los aspectos más atrayentes del Salón de los Embajadores es su techo, de forma cúbica. En él se representan los siete cielos de la cultura musulmana, situados uno encima de otro. El Corán dice que sobre ellos está el trono de Dios; todo el techo está lleno de estrellas, en total son ciento cinco.

  • Mila, mira parece como si estuviéramos al aire libre, (se acerca a ella y la abraza, ella le corresponde).
  • Si, pone algo más, de verdad es una de las mejores representaciones de esa época a que sí.
  • Si lo es una de las mejores de la edad media. Dice diego. Aquí poco más pone pero é leído en la Wikipedia algo más. Esta realizado en madrea de cedro con instrucciones de madera de diferentes colores, y va formando estrellas superpuestas que forman diferentes niveles.
  • Es muy bonito, yo me pasaría horas mirando el techo y pensando que es el cielo.
  • Si lo es, Mila seguimos.
  • Si claro.

Nuestra siguiente visita fue al Patio de los leones, no os asustéis no hay leones reales, bueno en aquella época no lo sabemos, pero en la actualidad no.

  • Diego, pone hay en que año fue construido este patio. Dice Mila
  • Si, en 1377 por deseo de Mohamed V, y si es el hijo del Yusuf I y se terminó trece años después. También pone que este patio tenía un anterior nombre, Al-Haram.
  • O es a mí o me parece un trapezoide, dice Mila.
  • Si, a mi también me lo parece.
  • También tiene un jardín interior. y de cada una de estas cuatro salas fluye un arroyo que va al centro: Los cuatro ríos del Paraíso descritos en el Corán, según pone el libro
  • Pues es precioso, este lugar debió ser un espacio de armonía y tranquilidad.
  • (Asiente) me parece que sí.

Después de esto nos acercamos a la fuente de los leones, los últimos datos datan del siglo XIV, siendo fabricada la fuente en su conjunto, tanto leones como taza, al mismo tiempo.

Este descubrimiento viene a rectificar las informaciones que indicaban la procedencia de los leones de un palacio, anterior a la alhambra, perteneciente al primer visir de la dinastía zirí Samuel Ibn Nagrella. A su vez, se ha podido descubrir tres tipologías de leones en base a sus elementos  formales diferenciadores. Cada una la conforma un grupo de cuatro leones con similitud dos a dos en sus rasgos: nariz, pelaje de la melena, fauces y posición y relieve de la cola.

La fuente de los leones tiene diversas significaciones o simbologías, ninguna de ellas corroboradas. Por una parte los doce leones tienen una simbolización astrológica, cada león alude a un signo zodiacal. Por otra, tiene una significación política o mayestática que está relacionada con el templo del rey Salomón (puesto que hay una inscripción en la fuente referida a este) y el mar de bronce del mismo templo. Por última y la más importante, alude a un símbolo paradisíaco refiriéndose así a la fuente, originaria de la vida y los 4 ríos del Paraíso. Pero lo que sí se puede decir, es que la fuente como tal es una alegoría del poder que reside en el sultán.

Relato 5 parte “Huida al sur 5” Conociendo Granada tercera parte.

Después de nuestra visita a la fuente de los  Leones, se nos acercó una chica a preguntarnos sobre la Silla del Moro. Ni yo ni Diego le pudimos dar una explicación exacta de lo que en su día le contaron a ella.

Se llamaba Alba y había venido a visitar Granada, después de que sus padres le contaran que en esta hermosa ciudad, su padre había pedido  la mano a su madre. Quería conocer la ciudad que tanta alegría les daba a sus padres al hablar de ella. Y una de las historias que le contaban era, la Silla del Moro.

Como a nosotros también nos intrigaba, nos acercamos a uno de los guías, para hacerle la pregunta.

Este nos comentó que más allá del Generalife (cuando se observa desde la Alhambra), se ve una desnuda y pelada colina que está coronada por unas ruinas.

Esa colina aun hoy día la llaman así La silla del Moro, esto es porque en una insurrección en la Ciudad de la Alhambra, el Rey Boabdil (último gobernante de la Granada musulmana), tuvo que buscar refugio en este monte, y des de ese lugar contemplo como entraban en la Alhambra.

Después de hablar con el guía, nos acompañó a ver  el resto de la alhambra y también nos contó otra leyenda que ella conocía, y que su padre algunas veces la contaba como si fuera una historia de terror, para bromear con ella, cuando iban a disfrutar del campo.

La historia era la del Soltado encantado. La historia cuenta que un estudiante de Salamanca, que le guastaba viajar cuando tenía descanso en verano, llego a Granada, se celebraba en aquel entonces la víspera de San Juan, reparó en la presencia de un extraño soldado ataviado de lanza y armadura.

El joven le pregunto por su identidad, el soldado, le contesto que padecía un encantamiento desde hacía 300 años: según el soldado un alfaquí musulmán le conjuró a montar guardia al tesoro de Boabdil por toda la eternidad, dándole sólo la licencia para salir de donde el tesoro una vez cada 100 años.

El estudiante le propuso ayudarle. El soldado le ofreció la mitad del tesoro por él custodiado si le ayudaba a romper el hechizo: lo que necesitaba era un sacerdote en ayuno y una joven cristiana. La joven no fue difícil de hallar, pero el único cura que encontró era un obeso adorador de los manjares, por lo que tardó mucho en convencerlo,  y solo con la promesa de riqueza acepto ayudarle.

Subieron esa misma noche hasta el escondite, situado en la Alhambra, portando una cesta de comida para que el párroco saciase su gula una vez acabado el trabajo. Llegado ante una torre, las piedras de su pared se abrieron a la orden del soldado, dejando al descubierto una estancia con el formidable botín.

Una vez dentro y mientras realizaban el sortilegio, el hambriento cura se abalanzó sobre la cesta y devoró un grueso capón. De repente el estudiante, la muchacha y el sacerdote se encontraron en el exterior de la torre y la entrada sellada… ¡el hechizo se había roto demasiado pronto! Y así el soldado perdió la oportunidad de escapar de tan cruel castigo, al  a los demás su sueño de ser ricos. Pero una cosa si el amor entre el joven y la cristiana empezó, ese mismo día.

Diego: Que historia más interesante, pero lo del cura…

Mila: La gula es muy mala consejera, sobre todo si llevas horas sin comer.

Alba: Cuando me contaban esta historia mis padres, yo siempre pensaba, que si fuera yo, me hubiera negado a llevar una cesta de comida, o si la llevaba la hubiera dejado fuera del alcance el sacerdote.

Diego: Bien pensado. Son las doce del mediodía que os apetece ir a tomar algo o seguir visitando.

Alba: A mí me gustaría seguir con la visita, dentro de unas horas llega mi marido de Cadiz y después tendré poco tiempo de visitar tranquilamente la Alhambra.

Mila: Si eso, como es que.

Alba: (sonriendo), mi marido tiene una empresa de construcción yo soy  su secretaria, creamos la empresa juntos unos años antes de casarnos, y hoy está en Cadiz, visitando a uno de nuestros socios, yo como solo le ayudo en temas de contabilidad y pedidos no me necesitaba, para la reunión con su socio y decidimos hacer, por una vez, una separación de unas horas el iría a la reunión y yo visitaría la Alhambra, el lugar que tanto hablan mis padres, el después se unirá a mí, y haremos otro viaje, antes de dirigirnos a Toledo don de residimos habitualmente.

(Mila y Diego asiente).

Mila: Que es lo que te falta por ver.

Alba: uf, la sala de los Abecerrajes, la sala de los Reyes, la sala de las dos hermanas etc…

Diego: Pues vamos, a seguir con la visita.

La Sala de los Abencerrajes fue la alcoba del sultán. Al ser un cuarto privado no hay  ventanas exteriores. Los muros están ricamente decorados. El escudo y los colores son originales. El zócalo de azulejos es del siglo XVI de una fábrica de azulejos sevillana.

La cúpula está decorada con mocárabes; en el suelo, en el centro, una fuentecilla servía para reflejar la cúpula de mocárabes, que al estar ricamente decorada, conseguía una luz  bella  y mágica, pues al entrar la luz por la parte superior iba cambiando según las distintas horas del día.

Seguimos con nuestra excursión y nos dirigimos a la sala de los Reyes, esta llamada asi por la pintura que ocupa la bóveda del cuarto central, es la sala más larga del Harén, dividida en tres cuartos iguales y dos pequeños que pudieran ser armarios, por su emplazamiento y falta de iluminación.

Esta sala posiblemente podría ser destinada a fiestas familiares. Hay una bóveda en el centro, las pinturas de esta representan a los diez primeros reyes de Granada desde la fundación del reino, uno de ellos con barba roja que puede ser Mohamed ben Nazar llamado Al hamar el Rojo, fundador de la dinastía Nazarí. En las bóvedas laterales sus pinturas representan caballeros y damas, realizadas a finales del siglo XIV. Según cuenta nuestro libro de la Alhambra, hubo un intercambio artístico en tiempos de Pedro I de Castilla quien solicitó ayuda al rey de Granada para restaurar los Reales Alcázares de Sevilla.

La división interna de la sala está realizada mediante arcos de atajo, cortando la estancia de forma perpendicular. Estos arcos muestran su intradós repletos de mocárabes y sus parámetros están cubiertos por yeserías, en los que aparecen símbolos nazaríes y también cristianos. La apariencia conjunta de la sala con sus arcos decorados puede recordar algún modelo de mezquita almohade.

Después nos dirigimos a la sala de Dos Hermanas, esta sala está saliendo del patio de los Leones.

Mila: Oh, que pasa aquí, y la puerta.

Alba: La puerta, original está en el Museo de la Alhambra, y es de taracea, según cuenta es una de  las más bellas del palacio.

Diego: Pues habrá que pasar después por el Museo a verlas. Según el libro la llaman la sala de las dos hermanas por dos losas de mármol blanco, que deben de ser aquellas, (señala dos losas situadas en el suelo  a ambos lados de, la fuete central de la sala), exactamente iguales en tamaño, color y peso. Y esta sala tiene un mirador sobre la ciudad y comunicación directa con los baños.

Mila: Como todas las salas de la Alhambra, tiene poemas escritos en sus paredes.

Alba: Mi madre me conto una, se la enseño, una vieja amiga de su madre que vivía aquí en granada, después de tiempo al buscar información en la Wikipedia  sobre esta ciudad encontré ese mismo poema en ese programa.

Mila: Y ¿cuál es la poesía?

Alba: Sin par, radiante cúpula hay en ella, con encantos patentes y escondidos. Nunca vimos jardín tan verdeante, de más dulce cosecha y más aroma.

Mila: Interesante poesía.

Alba: Pues sí.

En cada cuarto de esta sala hay dos puetecillas, una  da al harén alto, otra es una letrina. No hay cocina.  Empleaban el anafe o cocinaban fuera.

Al acabar esta sala nos dirigimos  a  sala de los ajimeces y mirador de Daraxa o Lindaraja, está al fondo de la sala anterior ya que está el Balcón de Lin dar Axixa. Daba al valle del río Darro y se veía a lo lejos la ciudad. La construcción del Pabellón de Carlos V interrumpe ahora la vista, por eso se construyó el jardín de Lindaraja, italiano, con fuentes renacentista y taza de mármol árabe. En el mirador de Lindaraja, se puede leer un poema “ yo soy de este jardín el ojo fresco (…), En mí a Granada ve, desde su trono.

Mientras observábamos esta hermosa sala, nos empezó a dar  hambre a los tres y nos dirigimos a uno de los restaurantes más conocidos de la ciudad.

Relato 6 parte “Huida al sur 6” Conociendo Granada cuarta parte.

A la salida de la ciudad fuimos a comer a una taberna que  le habían comentado a Alba que allí se comía estupendamente bien, aunque a mí me parece que en todos los mesones, restaurantes y demás de Granada se come muy bien, solo hay que tener apetito y dinero.

La taberna a la que nos llevó está en el Parque Natural de Huétor Santillán, en esta taberna en invierno se puede disfrutar del calor  de las chimeneas y en verano del sol en sus terrazas.

Pedimos chacinas caseras a la brasa, con patatas fritas y unos refrescos, ya que el vino no nos gusta mucho a ninguno de los tres. Después comimos tarta de queso casera y otros postres típicos de la zona

Después de comer dimos un largo paseo por los senderos del parque, Alba nos comentaba lo que sus padres le habían contado de pequeña, de las habitaciones que a un nos quedaban por visitar.

Una de ella era la de las habitaciones del emperador, según Alba nos contaba, tiene seis aposento, que fueron construidos durante el reinado de Carlos I, y  que configuran el patio de Lindaraja, que está situado a uno de sus lados y el patio de la Reja que está al otro lado.

El cuarto del emperador, fue construido para el Rey Carlos I, para que él lo habitase  mientras estaba en Granada, en su viaje de bodas.

(Con el paso de los días iríamos a visitar estos cuartos y veríamos que en uno de ellos hay una placa de mármol en memoria del escritor Washington Irving, que residió en esta parte del recito, mientras escribía sus cuentos de la Alhambra, en 1829)

También nos comentó que había un peinador de la Reina. Cuando Alva nos iba a empezar a contar sobre este lugar Diego, se sorprendió, dio un respingo y la miro con cara de sorprendido, lo cual me hizo preguntarle.

Mila: ¿Té pasa algo?

Diego: No, es que me, sorpende que en aquel tiempo una reina se peinara o tuviera un tocador.

(Alva en ese momento se empieza a reir a carcajada limpia)

Alva: A lo mejor no es lo que creer, porque no vamos y lo ves con tus propios ojos, antes de hacer conjeturas erróneas, pero graciosas claro.

Mila: (sonriendo), peinar se peinaban de otra manera que en la actualidad, pero lo hacían.

Diego: Ya, lo hice para tomaros el pelo, pero vamos quiero verlo.

Un buen rato después llegamos a la Alhabra y pasamos ya directamente al lugar llamado Peinador de la Reina o llamado también (tocador o Mirador), según leíamos en el libro se construyó en 1537 sobre la Torre de Abu I-Hayyay, y su nombre se debe a que fueron los aposentos de la Emperatriz Isabel, esposa de Carlos V.

En la cara sur posee un arco de medio punto que enlazaba con el Peinador, que fue anteriormente una linterna árabe, encontrando en las demás caras un corredor abierto al paisaje. A la derecha de la entrada, encontramos una especie de quemador, formado por una losa de mármol con agujeros por donde salía el perfume de esencias quemadas en una chimenea de la habitación de abajo, por lo que también se le llegó a llamar a esta torre “torre de la Estafa”. También hay pinturas al fresco, realizadas años después, sobre todo (por su importancia histórica) las que representan la campaña de Carlos V a Túnez en 1535, en el que podemos ver desde la salida de la escuadra desde el puerto, el viaje y el desarrollo de las operaciones militares, también la retirada de las tropas y su regreso.

Mientras nos dirigíamos a ver  el patio de la Rejas, Alva se acercó a mí y me hablo bajo, para que solo yo la escuchara.

  • ¿Diego y tú sois pareja?.
  • No, somos buenos amigos, nos conocimos hace unos meses, ¿Por qué esa pregunta?
  • Pues, por cómo te mira, no sé si te fijaste cuando salimos fuera del bar, la chica que paso a su lado.
  • No me fije.
  • (Sonríe) cuando tú fuiste al baño, ella se acercó a Diego, intentaba tontear con él, pero él sonreía y pasaba de ella, cuando  vio que el camarero me daba la vuelta de haber pagado, él se acercó a mí y empezamos a hablar, y cuando salimos del bar, ella se levantó e intento tocarlo, en ese momento él se apartó muy sigilosamente para que no lo tocara y nosotras no nos diéramos cuenta
  • Pues ha tenido mala suerte, tú te diste cuenta
  • Bueno, porque yo ya había visto lo anterior. Por eso te preguntaba.
  • Pues que raro, el habla con todas las chicas que pasan por su lado, además tiene una compañera de piso, Lidia con la que va al cine cuando no vamos los dos, y se lleva muy bien.
  • ¿La has visto alguna vez?
  • Si es rubia con ojos azules, y tiene una hermana melliza, que se llama Clara.
  • Pues no la que lo intentaba tocar era morena…
  • Tranquila, cuando quedemos solos ya le preguntare.
  • Pues ya me contaras, porque de lo bueno que está seguro que tendrá a muchas correteando detrás de él.
  • (sonríe), sabes que la curiosidad mato al gato.
  • Si lo sé.
  • Chicas de que estáis hablando.
  • Le estaba comentado a Mila lo de los baños públicos, por si le apetecía ir a probar.
  • Ah,¿ y solo iríais vosotras dos?
  • Si te apetece, también podrías venir.
  • Me lo pensare (me guiña un ojo).
  • As visto.

Este patio lleva dicho nombre debido a unas rejas existentes en la pared sur a modo de Balcón des de 1655. El patio debió construirse a la vez que las habitaciones de Carlos V. En el centro de dicho patio hay una fuente de piedra y en las cuatro esquinas, cipreses centenarios.

A la derecha de este patio esta la sala de las Ninfas, su nombre es dado por unas estatuas femeninas de mármol que se encuentran en el palacio de Carlos V.

Como ya  se nos estaba haciendo un poco tarde, decidimos  ir a tomar uno pinchos y de allí para casa. Después de estar un rato hablando sobre lo que habíamos visto más  otros temas sin importancia, Alva nos dejó a Diego y a mí, solos, ella nos dio su número de teléfono y quedamos en hablar por la semana, para quedar el Fin de Semana.

Diego como hacia siempre me pregunto pos las niñas que estaba cuidando, y si tenía pensado llevarlas algún día de la semana al cine. Yo no me atreví a preguntarle sobre lo que Alva me había dicho, por temor a que todo fuera una tontería, y  al final esta amistad tan bonita, se perdiera, por una pregunta innecesaria.

Al final de madrugada me fui para casa y quedamos en hablar por wasshap. Para nuestra siguiente visita a Granada.

Relato 7 parte “Huida al sur 7” Conociendo Granada quinta parte

Los pasos de los días de verano, nos hicimos mucho más amigos Diego y yo.

Nos veíamos regularmente ya que cerca de donde daba  clases llevaba yo a las pequeñas a clase y algunas veces quedábamos a tomar algo ya que a mis jefes no les parecía mal.

Antes de que empezaran a trabajar, nos acompañó unos días de septiembre una sobrina de mis jefes, muy agradable y algo tímida hablaba poco, pero educadamente sobre todo con migo.

Trabajaba en una panadería en un pueblo cercano a Granada, un día la vi muy triste, yo intentaba decir cosas divertidas mientras íbamos a  buscar a las niñas pero nada, era imposible hacerla reír. Una maña mientras preparaba la comida se me acerco y me pidió hablar.

  • ¿Puedo contarte algo?, no te conozco mucho pero tengo un dilema y mis tíos seguro que me dicen que no haga caso pero necesito desahogarme.
  • Sí, claro que te sucede
  • Bueno me he enfadado con una amiga. Bueno enfadado no es el caso, es el hecho de que, no entiendo su comportamiento.
  • Cuéntame.
  • Pues hace unos meses Gabriel mi hermano pequeño estuvo una semana en el hospital, a la semana siguiente yo aún seguía agobiada, y un día que no trabajaba decidí ir a visitar otra ciudad cercana a donde vivo.  Y como sabía que Lidia una amiga estaba libre le comente por whatsapp si ella le apetecía ir con migo. Al final fuimos las dos juntas.
  • Bien eso está bien así no ibas sola y no preocupabas a tus padres.
  • Pero Sofía no se lo tomo bien, porque cuando se lo comente, no se tomó a bien que yo fuera a esa ciudad con otra persona. La primera escusa que me puso era que yo la desplazara y la dejara de lado, sabiendo que ella tenía una ilusión muy grande en ir a esa ciudad des de hacía varios años.
  • Y eso es cierto la dejaste de lado
  • No ese día ella estaba ocupada con clase y trabajo, y como siempre se queja de que gana poco para hacer viajes largos.
  • Y entonces ¿Por qué se enfadó?
  • Pues por lo que te dije, ella quería ir a ese mismo lugar y yo no le había dicho nada.
  • Haber yo a ti te entiendo, tenías ganas de salir un poco de la rutina por que estabas mal por lo de tu hermano, otra cosa, habías quedado anteriormente con ella es decir los días o semanas anteriores a ese viaje.
  • No, llevaba una semana sin verla, y ni ella me había mandado ningún mensaje ni yo a ella porque no tuve tiempo.
  • Vale y con tu amiga, la chica con la que fuiste
  • Si ella siempre me manda msm para quedar o me pregunta que tal estoy, o que estoy haciendo.
  • Tu amiga tiene whatsapp, la que se ha enfadado
  • No, ella no solo tiene mensajes del movil normales y tiene Facebook, yo hablo con ella por ese lugar.
  • Y no tuviste msm por Facebook esa semana que tu estuviste preocupada por tu hermano.
  • No, no me mando nada, ni para quedar el fin de semana.
  • Esas dos amigas con la que fuiste y la que se enfadó, ¿se conocen?.
  • Si las presente el año pasado, cuando fuimos a visitar otras ciudades
  • ¿Antes cuando no se conocían?, ibas a algún lugar con esa chica.
  • Si
  • ¿Y te dijeron alguna cosa antes, cuando no la conocían?.
  • No
  • Ahí está el tema, tu amiga tiene celos y grandes.
  • ¿Por qué lo dices?
  • Por el simple hecho, cuenta con ella y con migo no, a ella la llama primero y a cuando ya fueron.
  • Oh, no había pensado en eso.
  • Si no la conocieras seguro que no te pasaría nada d eeso, pero al conocerla es como si eligieras a la otra antes que a ella.
  • Pues Lidia no se enfada cuando voy con Sofía y otra amiga y no la aviso, o se lo cuento después de haber ido.
  • Sera porque tu amiga Lidia será más compresiva, y entenderá las cosas de otra manera por eso no se enfada.
  • Yo tampoco me enfado cuando Sofía y otra amiga se van por ay y no me dicen nada yo no me enfado.
  • Sofía y otra amiga
  • Sí, Sofía, Marta y yo somos amigas desde hace tiempo, a Lidia la conozco de hace menos tiempo.
  • Ah, eso también puede ser el porqué de su enfado. Porque al ser tus amigas más viejas, querrán que les cuentes primero a ellas las cosas.
  • Ya pues no me parece justo, ellas tampoco me cuenta todo lo que hacen o dejan de hacer.
  • Bueno, te voy a dar un consejo, si esa Sofía es amiga de verdad tuya, tarde o temprano recapacitara, y quedara contigo y hablara también .Si es de esas amigas, que hay muchas, que por delante te pone una cara y por detrás otra, pues ya te digo que lo siento mucho, que vallas buscando a nuevos amigos porque dudo que te llame o quiera quedar de nuevo contigo.
  • Entonces me busco nuevos amigos. Dudo que me llame, le mande mensaje sobre una cosa y no me contesto.
  • Pues, no estaría mal que salieras tu sola, y que conocieras nueva gente. Por qué no vienes esta tarde con migo y Diego a dar una vuelta.
  • No quiero molestar, Diego no es tu novio.
  • No, que yo sepa, me llevo muy bien con él, pero por ahora somos muy buenos amigos.
  • Pues entonces si claro.

Por la tarde Ágata, Diego y amigo de él y yo nos fuimos a ver el Generalife.

Àgata ya lo había visitado alguna vez, y nos contó que es la villa con jardines habitada por los reyes musulmanes de Granada como lugar de descanso. Fue concebida como villa rural, donde jardines ornamentales, huertos y arquitectura se integraban, en las cercanías de la Alhambra. El origen del nombre tiene algo de discusión. Algunos dice que es Yannat al- Arifcomo (huerta del Arquitecto, o jardín del arqutecto). Ese huerto real era común en las cortes hispano-árabes y es fruto de las reformas y añadidos que le aportaron los diferentes sultanes.

Alguna decoración es de finales del siglo XIII por el segundo sultan de la dinastía nazarí, Muhammad II.

Fue declarado, junto con la Alhambra, patrimonio de la humanidad por la unesco en 1984.

Está situado fuera de las murallas de la Alhambra, al este, en la ladera del Cerro del sol. Y fue finca de recreo de los sultanes nazaríes. En el periodo medieval tenía cuatro huertas.

Dando un paseo por la hermosura de este lugar Diego y yo nos quedamos un rato solos, no sé si ya lo tenía planeado pero tanto Ágata y su amigo decidieron ir a ver la alhambra por dentro, poniendo la excusa de que tenían que ver algo que no habían visto antes.

  • Hola!
  • Diego, (sonrió) ya llevamos un rato juntos como para que me saludes.
  • Bueno, es que ahora estamos solos, (la coge por la mano).
  • ¿Qué pasa?
  • Hace días que llevo pensado una cosa
  • Lo que
  • Quieres salir con migo, ser mi pareja…

(Continuara)

Relato 8 parte “Huida al sur 8” Conociendo Granada sexta parte

  • Ey Mila, que contestas, sí o no.
  • Si Diego claro que me gustaría ser tu pareja.

(Se acerca a ella y le da un tierno beso en los labios)

  • Sabes, tenía miedo de hacerte esta pregunta. Dice Diego
  • Porque, somos amigos des de hace unos meses, y nos llevamos bien tenemos algún que otro gusto compartidos, y nos encanta esta bella ciudad.

Ágata y el amigo de Diego se acercaron de nuevo a nosotros con una sonrisa de Oreja a oreja.

  • ¡Por fin! te has decidido a pedirle de salir, me alegro mucho migo.(le dice esto mientras diego asiente).
  • Si no fuera por ti seguramente dejaría pasar esta oportunidad que me da la vida.
  • ¿Esta oportunidad?, ¿has tenido otra? Dice Mila.
  • Si, hace años salí con una chica de mi tierra, estábamos loquitos el uno por el otro, salíamos a dar paseos todos los días después de nuestra hora de trabajo, disfrutábamos de la vida y de estar juntos, pero un día.
  • ¿Qué le paso?, pregunto Ágata.
  • No le paso nada malo, solo que se fue encerrado en sí misma, debía de tener fantasmas que yo no conocía y poco a poco dejo de salir con migo todos los días. Un día la llame para quedar y me dijo que no podía, en un principio pensé que había quedado con alguna de sus amigas, pero con el paso de los días me di cuenta que no era así. Un día me encontré con una de sus mejores amigas y nos fuimos a tomar un café, esta me conto que llevaba tiempo sin verla, que había del día para la mañana decidido dejar de salir con ella, en un principio pensó que era porque estaba muy ocupada con el trabajo, pero por lo que sabía no era por eso.
  • Al final ¿supiste porque te dejo plantado?.
  • Si, tenía una madre y un padre muy autoritarios, le controlaban todo, con quien salía lo que hacía. Su madre hasta la acosaba, unas semanas antes de que ella se comportara así, yo tuve que hacer un viaje por trabajo a Madrid, y tarde unos días, la llame poco porque me olvide de llevar el cargador del móvil. Lo que no imagine fue que s madre fuera tan malvada, ella le decía que seguramente yo estaba con otra, que seguro le era infiel, dejo de creer en lo que yo le decía y le hizo caso a su madre.
  • Pobrecita, dijo Mila.
  • No solo fue con eso, después de mi vuelta la acosaban todos los días, me hacía preguntas raras.
  • ¿Qué preguntas?
  • Todas aquellas que nunca me hizo antes, como ¿con quién salía cuando no podía ella?, ¿Qué hacía en mis ratos libres después de dar clase?, si tenía alguna compañera en el trabajo soltera. Y bueno muchas más. Se empezó a hacer celosa, y desconfiada.
  • Madre mía como la controlaba la madre.
  • Mucho, la controlaba más de lo que vosotras os podéis imaginar. La intente convencer para que viniera a vivir con migo. Que fuéramos una pareja oficial, pero lo que conseguía yo por una parte la madre se lo quitaba por la otra.
  • Seguramente vivía en una cárcel. Dice Ágata.
  • Un día se fue de su casa, para no volver me dejo una nota que ponía “decidí disfrutar de la vida, sin que nadie me lo prohíba, eso intentaba hacer poco a poco contigo, me hacías sentir viva, y podía respirar ya que me ahogaba en mi agonía. Pero no pude, necesitaba escapar de esa cárcel y de mi cárcel interior y entrar en la paz terrenal, seguir los caminos que yo quería no los que mis padres querían que yo hiciera. Yo no encontraba mi camino de la felicidad, lo intentaba con todas mis fuerzas al estar contigo, pero siempre me lo impedían. El primer día que me diste un abrazo, cuando nos conocimos, recuerdas, al llegar a casa mi madre me hecho una bronca porque me había acercado tanto a un desconocido, que sabe dios que había estado haciendo. Yo le dije que solo nos  abrazáramos y ella aun así me dijo que con un abrazo no se cogía el olor de la colonia tan fácilmente. Y con ese abrazo estaba dando  a entender que era fácil”
  • Yo te he abrazado barias veces y…
  • (sonríe), yo con esta carta que como veis aun la recuerdo en mi memoria, me di cuenta de lo manipulada que estaba por sus padres, no la dejaban respirar, ella intentaba encontrar su camino a la felicidad, pero ellos se lo impidan y todo lo veía negro, no se encontraba a sí misma no lo conseguía por que la echaban para atrás, la acobardaban.
  • ¿pero al final dijiste que se fue de casa?
  • Si, le pidió ayuda a un médico y este la ayudo a desaparecer, sus padres la buscaron por todos los lugares que pudieron durante meses pero al final alguien llamo a la policía diciendo que era ella, y que no quería saber nada de sus padres, que les dijera que no iba a volver a casa, y que se olvidaran de ella.
  • ¿Tenía hermanos?
  • No era hija única.
  • Y ¿Cómo supiste que fue un médico quien la ayudo a esconderse?
  • Porque fue el quien vino a mi casa a traerme su carta y a contarme que estaba bien y que no me preocupara por ella.
  • Hay que ser muy fuerte, teniendo unos padres así, pedir a alguien que te ayude, que te esconda o que te lleve a alguna parte donde estés a salvo, donde no te encuentre, y ese médico que al final no te descubra. Dice Ágata
  • Los médicos tiene secreto profesional, si les pides ayuda ellos no pueden divulgar nada, aunque le pagues una millonada o le lleves a un juicio, ellos en su ética es la de preservar la intimidad de sus pacientes, aunque un familiar directo, como un padre o una madre, digan que quieren saber la verdad o donde está, ellos no pueden decírselo si el paciente no quiere. Podrían perder su trabajo, por hacerlo. Dice Mila.
  • Bueno chicas, os parece bien que sigamos con la visita, ya vale por hoy contar historias tristes.

Después de esta charla nos fuimos a visitar el Partal, que debe su nombre a la voz árabe que significa pórtico, y se refiere a los restos de la residencia del Sultán Yusuf III, es el más septentrional  de los Palacios Nazaríes.

  • Chicos por que no vamos a probar los Baños árabes. Dice Mila.
  • (Diego sonríe), oh te apetece mucho ir.
  • Sí, mi jefa dice que son muy lindos y… (la mirada de Diego se hace más intensa), me apetece ir y probar.
  • A vosotros dos que os parece. (pregunta Diego)
  • A mi bien y a ti.
  • También, nunca antes los había probado.
  • Pues vamos entonces. Dice diego

Los Baños son la joya de la casa árabe. El baño para el musulmán es una  obligación religiosa. La construcción es copia de las termas romanas.

Tienen 3 salas:

  1. Cambio de ropa y descanso. Sala de las camas y reposo. Aquí se desnudaban, pasaban luego al baño y volvían a descansar. A veces les traían aquí la comida. En la galería alta había músicos y cantores.
  2. Sala de refresco o masaje. Son dos galerías con arcos.
  3. Sala de vapor. Más pequeña. Las bóvedas están abiertas con tragaluces en forma de estrella que en su día estaban cubiertos con cristales de colores, pero no herméticos, de manera que pudiese salir el vapor y entrar el aire fresco.

Después de estar observando la belleza de cómo estaba todo preparado y de que nos explicaran como se utilizaban antiguamente y en la actualidad, decidimos regresar a nuestra rutina de visitar nuevos lugares. Si fuimos un poco cobardes a la hora de probarlos, bien porque yo  teníamos ropa de baño para entrar o bien porque me sentía aun cohibida por el hecho de gustarle a Diego y de que me viera desnuda.

 

Fuimos a visitar el convento a San Francisco, en la actualidad es un Parador de Turismo, es un edificio del siglo XVI, fue edificado sobre un palacete musulmán, de él se conserva ente otros restos, un bello mirador que sobresale del edificio, fácilmente identificable, en cuyo interior fueron preparadas las fosas sepulcrales de los Reyes Católicos, mientras se construía en la ciudad  el Panteón de la Capilla Real, donde hoy reposan sus restos mortales.

Fue construido por los Reyes Católicos en 1494 sobre un palacio nazarita, el palacio de los infantes de Muhammad III (1303-1309), del que aún se conservan importantes restos como la Sala Nazarí. En su claustro y habitaciones se exponen numerosas piezas de arte y mobiliario abandonado el monasterio en 1835 por los franciscanos fue utilizado durante el siglo XIX como cuartel. Bajo la dirección del arquitecto Leopoldo Torres Balbás se rescató de la ruina casi total entre 1927 y 1936, reconvertido el edificio en residencia de pintores. Francisco Prieto-Moreno Pardo, como jefe arquitectónico y conservador de la Alhambra realizo excavaciones arqueológicas aflorando entre sus restos el hamman o baño árabe del palacio musulmán, edificando la zona que se usa hoy como parador.

Después de esta visita, Ágata y el amigo de Diego nos dejaron solo, y nosotros comenzamos a pasear. Era nuestro primer paseo como pareja, como amigos habíamos tenido muchos, también ido al cine, pero así tan juntos tan acaramelado como ahora, en ninguna de las anteriores veces lo habíamos hecho, ni  siquiera sabía que le gustaba, era un chico tan atractivo, tan sexi, que dudaba que se pudiera interesar por una chica como yo.

  • En qué piensas. (pregunta Diego)
  • En lo sorprendida que estoy porque me hayas pedido de salir
  • Y eso, ¿Por qué estás tan sorprendida?
  • Porque los chicos como tú, no suelen encajar o gustarle las chicas como yo.
  • Umm, el prototipo ¿no?
  • ¿El prototipo?
  • Si eso que hacían en mi época de juventud los chicos, que tenían que salir con chicas, delgadas altas, 90,80,90 etc..
  • Si eso.
  • Pues (le da un tierno beso en la frente), que sepas que eso a mí no me va.
  • Um que raro, siendo tan sexi y guapo, creía que…
  • Creer es muy fácil, pero otra cosa es que suceda.
  • Gracias, por ser tan franco.
  • De nada, además que ibas hacer tu sola aquí en granada si yo me buscaba otra chica con la que salir
  • Seguramente aburrirme, un poco
  • Solo un poco
  • Bueno bastante.
  • (Sonríe y le da otro tierno beso), estaba pensando, te apetece tener para próximo fin de semana una cena romántica con migo, en mi casa. Yo preparo la cena.
  • Y tu compañera de piso
  • No te preocupes, lleva semanas diciéndome que si me declaro, me dejara un fin de semana la casa libre para mi solito.
  • Y ella a donde va a ir a dormir
  • A casa de su pareja
  • Ah, bien entonces, quedamos para el próximo fin de semana y cena romatica.
  • Apuntado en el calendario.
  • ¿Y, que vas a preparar de cena?
  • Eso es el secreto del chef, no te lo puedo contar.

Ultimo capitulo: Una cena y una petición especial.

Pasando unos días quede en con Diego para una estupenda cena romántica hecha por él. Estaba muy ilusionada con esta cena, mis jefes se reían de mí, ya que decían que solo hacia hablar de él y de nuestra romántica cena.

Cuando llegue al piso de Diego, este me abrió la puerta con una enorme sonrisa de oreja a oreja.

  • Hola, ¿preparada para la cena?.
  • Si preparada, y hablando de ella, ¿Qué hay para cenar?
  • (Sonriendo), pizza y nada más.
  • ¿Cómo?, ¿se te quemo la cena y pediste pizza?
  • (riendo a carcajadas), no era una broma, la cena esta lista, pero antes quiero que me des algo a cambio.
  • ¿Lo que?
  • (Acercando su cara a la de ella) un beso.
  • Oh, me había olvidado (lo besa con mucha ternura).

Diego la lleva al salón donde iban a cenar,  no era muy grande tenía dos sofás pequeños y un armario empotrado donde estaba la televisión y  en frente de este y un poco distanciada estaba la mesa donde íbamos a cenar.

La mesa estaba muy bien adornada,  tenía lo típico que se usa para la comida, pero en medio había un ramo de rosas rojas y dos velas una roja y otra blanca que adornaban la mesa y calentaban el ambiente de esta con su luz.

  • Madam, este es su asiento (se lo dice mientras le saca la silla, ella sesenta y el la ayuda a acercarse a la mesa), espero que la cena este de su agrado.
  • Umm, eso espero estoy hambrienta.
  • Entonces no hagamos esperar a la invitada.

El primer plato fue marisco plato típico gallego, donde había gambas al ajillo, calamares y salpicón.

De segundo una guarnición de verdura con carne asada en su salsa que estaba muy rica,  y el postre era echo en casa tarta de chocolate con helado de sabores.

El resto de la velada fue romántico, puso música clásica en su televisor con un pen y bailamos en el salón, hasta que necesitábamos descansar un poco los pies. Al final la velada acabo en su cuarto haciendo algo que los dos deseábamos desde hacía mucho tiempo.

Cuando amaneció Diego me tenía una sorpresa.

  • Hola! buenos días dormilona,
  • Buenos días! ¿Qué hora es.?
  • Las doce de la mañana
  • Tan tarde, madre mía, y yo aún aquí seguro que se van a preocupar por mí.
  • (sonríe), Tranquila ya les he contado que estabas muy cansada después de la cena y que decidiste dormir aquí, me pidieron más información, pero yo les dije que mis labios estaban sellados.
  • Ah, gracias.
  • ¿Por qué?,
  • Por todo, ayer me sentí viva al estar contigo, nunca me he sentido así.
  • Lo sé yo también. Y tengo algo que pedirte
  • Lo que
  • (arrodillándose en el suelo de la habitación) sé que no llevamos mucho tiempo juntos como pareja, pero me gustaría pedirte, (saca una caja de la mesilla), quieres casarte conmigo, no ya pero algún día, estoy locamente enamorado de ti.
  • Sí, me da igual cuanto tardemos en casarnos pero si quiero hacerlo contigo, desde que te conocí sentí algo especial en mi interior me ponías nerviosa y feliz al mismo tiempo.
  • Eso también me sucedía a mí.

Después de la petición de mano, vino la alegría generalizada de todos nuestros amigos, mi familia se enteró años después de que me había casado y tenido hijos, porque una prima segunda viajo a granada y me vio.

Ya no regrese a mi tierra ya no tenía a nadie allí que me quisiera o a quien querer, el daño que tenia se estaba curando con Diego con su cariño amor y compresión. Y yo lo amaba con todo mi corazón.

Fin.

Anuncios

2 comentarios en “Relato entero mas el final “Huida al sur” Conociendo Granada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s